Namaskar

Namaskar, es una palabra indostaní que puede traducirse como "Yo saludo a la Conciencia Suprema que está dentro de ti con toda la pureza de mi mente y con toda la sinceridad y el amor de mi corazón". También puede traducirse simplemente como "Saludo a la divinidad que hay en ti". Idealmente, al saludar con esta palabra, las manos se juntan, se inclina la cabeza, las manos juntas se dirigen a la altura de la frente (centro de la consciencia) y bajan hasta la altura del corazón.

No confundir con Namasté, más popular y de un significado más sencillo. Namasté es un "Saludo típico de Nepal que se realiza, reverencialmente, juntando las manos a la vez que se pronuncia esta palabra. Tiene un amplio significado: buenos días, buenas tardes, buenas noches, hola, etc." Satya Sai Baba le da este significado: “Namasté” significa “El Dios que está en mí saluda al Dios que está en ti” (También destaca la diferencia con el saludo Namaskar).

Desde el punto de vista espiritual, este saludo Namaskar tiene un poder mágico de evocación de nuestra divinidad esencial. Si lo usamos constantemente y conscientes de su significado espiritual, puede ayudar recíprocamente a recordar que tratamos a cada uno como almas y no como personalidades. Resuena con una nota de reverencia y consciencia espiritual en la que se inspira.

Podemos usarlo para nuestro "yo superior" (o como se quiera nombrar al ser espiritual que somos), especialmente al despertar, durante el día y al descansar: el saludo de la personalidad a la divinidad en sí mismo. Cada vez que nos encontremos con amigos a quienes consideramos con valores espirituales, en vez de decir "hola", podemos saludarles con la palabra "namaskar". En la correspondencia también podemos finalizar con "namaskar". Como energía que sigue al pensamiento, nos ayuda a contactar al "yo superior" de nosotros mismos y al de los otros y, en cierta forma, a evocarlo.

La pronunciación en indostaní está acentuada en la última sílaba (namasKAR). La "a" en las primeras dos sílabas es corta. Se pronuncia en hindú como la "a" de la palabra "paz". Mientras que la "a" en "kar" es larga y se pronuncia como la "a" de unidad.

Tantas veces como sea posible, "namaskar" debe decirse en voz alta, con el objeto de usar al máximo su poder evocador.

Sin embargo, hay muchas ocasiones en que no es oportuno hacerlo así. Por ejemplo, cuando haya enojo, impaciencia, crítica por parte nuestra o de los demás; cuando hagamos nuevos conocidos, en el trabajo, con colegas, superiores o subordinados. En estas circunstancias podemos decirlo silenciosamente, como un constante recordatorio de la divinidad esencial.

Practicado con fe y dinamismo, ayuda a construir la clase de actitud interna que se exterioriza en relaciones humanas armoniosas.

Para padres y educadores, namaskar los pone en contacto con la realidad interna de niños y adolescentes, nutriendo nuestra comprensión interior. En muchos casos, cuando intentamos ayudar a un ser humano afligido o tratemos de solucionar tensiones interpersonales, namaskar puede servir como un saludo silencioso que nos sintoniza con la energía espiritual creativa que permanece aún tras el desequilibrio externo.

Namaskar es también una forma apropiada de desarrollar y demostrar la capacidad de funcionar simultáneamente y con una creciente toma de consciencia en dos niveles: el de la personalidad y el de la individualidad.

Namaskar.
Serval

7 comentarios:

mario dijo...

Namaskaaaaaar maestro y hermano Serval,
Que hoy tu vida y la mia se entrelazen en un gran grito de armonia, para enfrentar el nuevo día.
Nemeskar hermano Serval, y gracias por entregar
tanta buena sabiduria a los demas,
como agua que brota de un manantial,
vas regando los jardines
del mundo interior y la conciencia Universal.

Serval dijo...

Gracias Mario. Un abrazo fraternal.

elizabeth dijo...

Namaskar!, Sabio Maestro y Generoso hermano!
Gracias por tus enseñanzas!!

Serval dijo...

Elizabeth... recibo con humildad tus demasiado elogiosos conceptos. Lo principal, muchas gracias por participar y contribuir a hacer activo este sitio.

soledad dijo...

Namaskar...sr.Serval..agradecimientos antes que todo,,,y una pregunta...¿es suficiente con el saludo namaskar para poder ayudar una persona muy afligida?...

Serval dijo...

Soledad, ayuda saludar así (se puede mentalmente). Especialmente ayuda a sí mismo, a quien saluda. Para ayudar bien a otra persona afligida, hace falta otras acciones, creo yo.

Anónimo dijo...

Maestro, Namaskar, que lindo que ud.nos
ayude con su sabiduría y le agradesco
que nos enseñe a que seamos cada día mejores personas y que tenemos que empezar por saludar a quienes nos rodean.Namaskar Serval....Alicia Alfaro

Publicar un comentario

¡Tu comentario es muy importante!